Publicaciones

El teatro desde las aulas

Hoy en día existen múltiples necesidades que el hombre debe satisfacer. Frente a los altos niveles científicos y tecnológicos alcanzados por la humanidad, bajo un sistema neoliberal, globalizante y consumista; surgen nuevos retos, con el fin de lograr una mirada diferente ante un panorama frío, competitivo y deshumanizante. Por lo que podemos afirmar con esperanza, que existe un espacio propicio para alcanzar sueños no realizados; ese espacio lleva el nombre de Escuela.

Cuando los griegos fundaron los cimientos de las primeras Escuelas en un contexto socio-político democrático; nació la expresión dramática: el teatro; por lo tanto, no es coincidencia que la escuela y el teatro hayan nacido en la misma cuna y que con el transcurso de los siglos su parentesco no haya desaparecido. Teatro y escuela son un paradigma que surge de otros paradigmas y se renuevan constantemente.

Muchos autores en el mundo han construido teorías que respaldan que el arte dramático aplicado en la escuela es una herramienta poderosa para vencer no solo aspectos de socialización o interacción social; sino también, para construir una personalidad basada en valores, aptitudes positivas, estabilidad emocional, descubrimiento de espacios creativos, actitud crítica frente a su entorno, dominio escénico y representativo, preponderancia del pensamiento crítico, desarrollo de la sensibilidad como parte del carácter, de la conciencia frente al mundo circundante, dotando de elementos netamente artístico teatrales; sobre todo, de un espíritu presente dentro del proceso creativo.

(1) Los niños compartiendo la lectura del texto teatral

Los niños compartiendo la lectura del texto teatral.

Y todo ello desde las aulas, desde aquel espacio destinado a la formación a través de los siglos y que hoy apunta a fortalecerse más, gracias al desarrollo del teatro dentro de ellas, a pesar de las miradas indiferentes y decisiones adversas de autoridades educativas y de falta de políticas que fortalezcan el estudio de las artes como un curso formativo para la vida. El teatro en el ámbito educativo es y seguirá siendo como un ángel guardián de la creatividad en todas sus dimensiones.

Las técnicas lúdicas, para el estudiante, a través de los juegos pre dramáticos y dramáticos van a fortalecer su accionar creativo, el descubrimiento de su cuerpo y voz como herramientas fundamentales para transitar en el espacio escénico con libertad consciente, criticidad constante, haciendo de él un constructor de su propia identidad. Es por ello que hablamos de la pedagogía teatral, la que contribuye en los procesos de enseñanza y aprendizaje, no solo respondiendo a un currículo actual dentro de la formación artística, sino brindando elementos para el fortalecimiento en el plano cognitivo y social.

Por tanto, hablar de teatro y escuela se convierte en un tema que se hace cada vez más actual y más trascendente. La indagación, la exploración y el descubrimiento a partir del movimiento corporal y el sonido de la voz, los desplazamientos que realizan los estudiantes, que internados en una misma acción descubren cosas diferentes; aprendiendo a entender y a aceptar la multiplicidad de lenguajes expresados al mismo tiempo, contextualizando situaciones cotidianas y preparándose para un mundo exterior complicado y que le exige todo el tiempo la resolución de situaciones difíciles, haciendo de él un protagonista en el espacio de la representación y un ser actuante de su realidad circundante.

El accionar del pedagogo en la práctica teatral, es de gran importancia. Para muchos estudiosos, el maestro de teatro en la escuela debe ser un especialista en artes escénicas, que imparta los contenidos teatrales con un respaldo académico; para otros puede ser el mismo maestro del aula quien se comprometa a trabajar con los escolares, que los ayude a reflexionar, a través de un acompañamiento constante. Ambos son válidos, más las perspectivas de cada uno de ellos es diferente. El pedagogo especialista abordará la creación usando técnicas propias de la teatralidad, más el maestro acompañante usará el arte escénico para abordar temas de interacción social, autoestima, estrategias de aprendizaje y otros. Por ello, el pedagogo teatral debe ser un conocedor del oficio teatral, ya sea de formación académica o autodidacta. Debe ser un creador, en el sentido más amplio de la palabra.

La práctica teatral exige de los maestros de teatro una continua preparación, una observación constante de los cambios generacionales de sus estudiantes, un conocimiento de la realidad escolar y sobre todo, un estilo teatral, que le permita conducir al estudiante a espacios de reflexión y exploración de diversas técnicas y temáticas para la creación. Son muchos los factores que influyen en esta práctica: un maestro sensible, comprometido con el teatro, con conocimiento pedagógico, con el fin de entender cuál es el propósito del teatro dentro de la formación integral del estudiante; consciente de los procesos de enseñanza; un creador capaz de abstraer la realidad; un director dentro del plano de la escenificación teatral, todo ello al margen de un currículo escolar que no responde a las necesidades del arte teatral, por dos sencillas razones: un gran desconocimiento del arte dramático y la poca importancia que se tiene de él. A pesar de ello existen textos que sistematizan todo el proceso de enseñanza del teatro y didácticas diversas para abordarlo.

(2) La Directora ayuda en la construccion de las acciones teatrales

La Directora ayuda en la construcción de las acciones teatrales.

Ello se traduce en los resultados de una práctica teatral constante, y la perspectiva de esta labor se ve expresada en dos importantes eventos teatrales a nivel escolar, nos referimos al Festival de teatro “Túpac Amaru” FESTTA y El Festival de teatro “Paco Yunque” FESTEPY; ambos creados en Huancayo. Han pasado entre tres y cuatro décadas y ambos festivales tienen la aceptación de cientos de Instituciones educativas a nivel nacional, siendo parte ya del patrimonio cultural de la Nación, pese a la actitud indiferente de los Gobiernos Regionales y el Ministerio de Cultura.

Cabe reconocer la gran trascendencia del FESTTA Y FESTEPY, dentro del movimiento teatral peruano; siendo considerados canteras de donde emergen futuros actores, actrices, directores y un público que en el tiempo, asegurará su presencia en las salas de teatro, augurando un movimiento teatral nunca antes visto. Así también, reconocer las temáticas presentadas en sus diversas versiones, tocando situaciones sociales, educativas y de formación en valores, sin dejar de lado el divertimento; superando puestas superfluas o carentes de técnicas teatrales. Sin embargo, este accionar colectivo que moviliza a cientos de escolares, se ve empañado por la competitividad insana, llegando a situaciones anti éticas, desviando el sentido real del arte: La construcción de una identidad auténtica.

Actualmente, Huancayo ha recuperado su nivel de participación en tan importantes eventos, gracias al accionar de Instituciones educativas comprometidas con el quehacer teatral a nivel escolar, motivando la participación de colegios privados y públicos, quienes han sido considerados a nivel nacional como los más representativos, por su calidad técnica y temática.

El arte teatral desde las aulas, es la gran compensación de estos años. Es la firme convicción de seguir avanzando con los niños y jóvenes que están convencidos que esta práctica los hace mejores seres humanos, ciudadanos conscientes de su tiempo y sobre todo porque son los verdaderos protagonistas del escenario de la vida; ellos ensayan en sus espacios escénicos desde las zonas más recónditas de nuestro país, seguros que en el transcurso de los años serán los protagonistas de su propia existencia. Es imposible dejar de seguir apostando por esta práctica, es tarea de todos los maestros, especialistas o no, el fortalecer la actividad teatral dentro del ámbito educativo, con el fin de lograr estudiantes libres y consecuentes con sus aspiraciones.

Por ello, el compromiso de quienes vivimos cerca de estas experiencias, convencidos que la escuela es el gran escenario en donde se ensaya la vida desde diferentes perspectivas, es el espacio en donde nunca se cierra el telón, es el lugar en donde se cree en la felicidad y en donde lo inverosímil se vuelve verosímil. Es el teatro, tan antiguo como la existencia humana, el recurso fundamental para la transformación del hombre; la línea ascendente hacia la creación; la morada de la memoria en donde el hombre atesora sus sueños. El teatro y la escuela son la fuerza indisoluble de los últimos tiempos, ambos tienen la capacidad de proyectar el conocimiento en creación y viceversa.

.

Por: María Teresa Zúñiga Norero.

Publicidad

Anuncie aquí
Autor: María Teresa Zúñiga | Jorge Luis Miranda

"Expresión del Teatro desde el interior"

Una mirada desde el interior sobre el teatro, eventos culturales, elementos y componentes de la pedagogía teatral en los procesos creativos.