Publicaciones

Autor: Nani Pease

"Actores sociales"

Esta columna es un espacio para pensar y problematizar lo teatral dentro y fuera de los espacios tradicionalmente considerados teatrales; pensar el rol de lo escénico en lo político y en distintas luchas como el género y los Derechos Humanos. Me interesa particularmente la relación de lo teatral con temas de memoria, género y ciudadanía y su rol en la construcción de un nosotros y en la visibilización de la alteridad.
  • La memoria actuando: Acerca de “Sin título”

    Hay pocas cosas que no se hayan dicho ya acerca de la magistral “Sin título. Técnica mixta” de Yuyachkani (creación colectiva dirigida por Miguel Rubio), cuya corta temporada se viene presentando en versión “revisada” en la casa de los Yuyas en Magdalena.

    Me parece que es de las obras teatrales en torno a la que más consensos existen: es de lo mejor a nivel dramatúrgico, a nivel de representación y no representación, en términos de manejo del espacio, a nivel de documentación y, por supuesto, de las mejores representaciones escénicas que se han producido en nuestra ciudad sobre el Conflicto Armado Interno.

  • Cuando nos sobrepasa

    Estas semanas han sido muy duras para el Perú: hemos cambiado de presidente; se ha evidenciado la corrupción en todo el aparato del Estado; han aparecido nuevas denuncias y contradenuncias sobre violencia de género que han enardecido a todos y a todas; y hace unos días una mujer fue quemada en un bus en movimiento.

  • Hacia una ética del cuidado en el teatro

    Es muy difícil no haber sentido ganas de reaccionar a favor o en contra de las declaraciones de Mario Vargas Llosa sobre el feminismo como el gran peligro para la literatura y la cultura. Más allá de las idas y venidas en torno al tema, el fondo del asunto es la antigua discusión de si se puede (debe, es deseable o incluso posible) separar al artista de su obra y admirar obras que celebran y ponen en valor relaciones, conductas y dinámicas que consideramos despreciables. Hasta este punto la discusión parece tener poco que ver con el teatro en el Perú. Sin embargo, al ir siguiendo algunos comentarios en torno a este tema, no podía dejar de pensar en si venimos realmente prestando atención a la manera como las relaciones de género y las inequidades de género se vienen manifestando en los procesos creativos de las artes escénicas.

  • Empezando

    Qué contexto éste para empezar a escribir una columna, y para hacerla aspirando a problematizar, a elaborar, a darle mente, a la relación entre lo escénico y lo político. Justo ahora en que nuestro país ha desdibujado nuevamente su rostro. En que los peruanos hemos sido traicionados por un presidente cobarde que prometió no indultar al asesino de niños y estudiantes Fujimori y, sin embargo, lo hizo; a cambio de su permanencia en un poder que se tornó totalmente ilegítimo.