Publicaciones

“Pero el arcoiris se sobrepone y sigue brillando, como si lentejuelas en el cuerpo y rubor en el rostro lo acompañaran en su caminar” – EL ARCOIRIS EN LAS MANOS

Un arcoiris anda por las calles de Lima, y ni la humedad ni el polvo pueden opacar su belleza. En esta ciudad no llueve, es verdad. ¿Cómo hace, entonces, este arcoiris para andar? “No deberías estar aquí. Tu presencia no es normal”, le gritan por las calles. Pero el arcoiris se sobrepone y sigue brillando, como si lentejuelas en el cuerpo y rubor en el rostro lo acompañaran en su caminar. Seguimos grises, y despreciamos los colores del arcoiris  porque… ¿por qué? Tal vez porque no lo entendemos. Porque no toleramos que alguien tenga la valentía de partir el cielo opaco para descubrir que existen otros colores, aquellos que nos empecinamos en ignorar. A pesar de que Lima, quizás, no merezca tener arcoiris, éste sigue andando por las calles, soportando el temporal de insultos y regalándonos una sonrisa cuando lo evitamos mirar. Hermoso arcoiris que recorres, no tienes porqué agachar la cabeza; ningún temporal es eterno.

EL ARCOIRIS EN LAS MANOS, de Daniel Fernández y dirigida por Dusan Fung, es una obra que habla de la vida y vínculos de Marita, una chica trans. Este trabajo escénico destaca, en primer lugar, por un gran equilibrio y cuidado en cada uno de sus componentes: las actuaciones, la dramaturgia, la dirección, la escenografía, etc. Todo el trabajo es, de por sí, una unidad consistente que aborda el tema de la transexualidad (aunque, en realidad, termina yendo más allá de eso) de una manera sumamente sensible y, al mismo tiempo, explícita e incisiva. La dirección se apropia de la dramaturgia (sugestiva y potente, con un gran manejo del lenguaje y del uso de la jerga), explora sus posibilidades y juega con ellas, desarrollando la humanidad de cada personaje más allá de sus virtudes y sus defectos, y desnudando diversas de las taras y prejuicios de nuestra sociedad. Resulta muy interesante, además, el trabajo espacial, ya que le otorga mucha dinámica al desarrollo de la acción, que vacila por momentos entre lo situacional y lo testimonial. Las actuaciones son parejas, todas muy buenas, llenas de una gran carga emotiva y de sutilezas que particularizan a cada personaje. Pero entre éstas, disculpando mi subjetividad, quisiera hacer una mención especial a la interpretación de Miguel Álvarez, quien hace de Vandrea, una prostituta trans; una actuación simplemente fantástica.

EL ARCOIRIS EN LAS MANOS es una obra urgente, más que necesaria en nuestro contexto, en donde abunda la discriminación y la ignorancia con respecto a un tema tan delicado e importante como lo son los derechos de las personas LGTBIQ. Y es urgente no solamente por el tema que plantea, sino por el “cómo”: desde una perspectiva artística, profunda, sincera, compleja, hermosa, humana. Hay un arcoiris en nuestra sección de RECOMENDADOS, y eso no podría ponernos más contentos. De jueves a domingo a las 8:00pm en el Centro Cultural Ricardo Palma (Av. Larco 770, Miraflores). Temporada que va hasta el 6 de octubre.

.

Fotografía: Jose Natal.

Publicidad

Anuncie aquí
Autor: Mario Zanatta

Coordinador Redacción, Teatro Club. Egresado de la carrera de actuación en la Escuela Nacional Superior de Arte Dramático. Dramaturgia en talleres con Bosco Cayo, María Dodera y Daniel Dillon.