Publicaciones

Editorial N°22 Una vida en el teatro peruano

A pesar que cada año se abren un par de salas de teatro en algún lugar del país; a pesar que se perciba más gente interesada en iniciar una carrera en el teatro; y a pesar de lo maravilloso, impactante y cuestionador de lo individual, lo político y lo social que pueda llegar a ser cada obra de teatro, es precisamente esa reflexión la que nos debería llevar a observar la situación de nuestros compañeros teatristas mayores y ver cómo va a ser el camino.

El grupo Kusi Kusi, dirigido por los esposos Victoria Morales y Gastón Aramayo, maestros titiriteros que han trabajado por décadas de manera independiente entreteniendo y educando a generaciones de niños y niñas que probablemente hoy sean ya abuelos, no cuentan con seguridad social ni ningún otro tipo de beneficio que se otorga a cualquier peruano o peruana que haya trabajado incansablemente toda su vida. Por otra parte, en octubre del 2016, el querido director de Cuatrotablas Mario Delgado, falleció a los 69 años, y ¿qué obtuvo del estado? ser velado en una sala del Ministerio de Cultura.

¿Sabemos que hacia allá vamos? ¿Que dedicarle la vida a la cultura, equivaldrá con suerte, a un diploma del Congreso y ser velado en el MINCUL? Claro, el teatro te da todo lo demás: disfrutar la belleza de la vida; la satisfacción de generar un impacto en tu entorno cercano; y la oportunidad de propiciar reflexión desde las propuestas escénicas, pero si el plan es no dejar de hacer teatro, entonces lo mínimo que nos toca hacer es no obviar la situación actual de nuestros compañeros que han hecho y siguen haciendo arte: primero porque es lo mínimo que merecen, y luego porque algún día algunos de nosotros llegaremos a esa edad viviendo en, desde y por el teatro.

Fotografía portada: Angie Martínez.

Publicidad

Anuncie aquí
Autor: Editorial

Director Editorial: Daniel Zarate
Consejo Editorial: Nikolas Mani | Sergio Vasquez | Ronald Lobo