Publicaciones

La homofobia: una brevísima historia

Sí, es una página sobre teatro. Pero la coyuntura, mi dispersión y los textos que tengo pensados para este espacio requieren un marco teórico para analizar ciertos problemas. Antes de problematizar la dramaturgia centrada en personajes no heterosexuales en el Perú, planteo cuatro momentos históricos que constituyeron lo que hoy llamamos homofobia, entendida como miedo, rechazo o negación de derechos a personas no enmarcadas en la heterosexualidad normativa. Son aproximaciones someras: la historia es compleja, pero quizás el recorrido dé algunas luces, sin olvidar siempre que el problema es mucho más complejo que mis falibles apuntes. Espero, sí, nos den un par de armas para el debate.

 

Grecia. Siglo IX a.C.

odssey

“La Odisea” (1997)

Los textos más antiguos de la historia europea y, por tanto, los cimientos de la cultura occidental, son dos: Ilíada y Odisea, atribuidos a Homero. Probablemente las conocemos: nos los enseñan en el colegio y vimos La Odisea de Andrei Konchalovski en el canal 2 (esa en que sale Vanessa Williams como bomba sexy de la antigüedad clásica). Ahora segurito pensamos “ala, Edohuez se puso denso, puta madre, nos va a florear con clásicos tan densos como él”. Pero si nos aburre es porque nos han mostrado las versiones con censura. Síganme un toque: los clásicos son más interesantes de lo que parece.

La Ilíada canta la cólera de Aquiles, el soldado que más gente asesina y a quien todos temen. Pero chequemos por qué el amigo se molesta tanto. Agamenón, el jefe de los soldados que están atacando Troya (y superior de Aquiles) le quita a sus flacas Criseida y Briseida. Olvídate del matrimonio tradicional: este broder tiene DOS flacas (y quizás más). A nuestro amixer Aquiles le da pataleta y se encierra en su carpa a emborracharse y deprimirse porque nadie lo quiere. Su ejército empieza a perder sin él, así que, en la desesperación, viene Patroclo y se pone la armadura de Aquiles. Los troyanos lo matan creyendo que es el firme y no el bamba, y nuestro amixer cambia la pataleta por cólera y los mata a todos. Tan hardcore se pone, que después de bajarse a Héctor amarra su cadáver a sus caballos y lo arrastra por todos lados porque no basta con matarlo, hay que humillarlo porque él mató a Patroclo.

¿Cuál es la relación entre Aquiles y Patroclo? ¿Por qué Aquiles se pone TAN denso con su muerte?

#AmigaDateCuenta

TODO parece indicar que no se juntaban a jugar play station. Era bastante común que los amiguitos griegos jueguen su pichanguita, se tomen sus traguitos, se pregunten por el sentido de la vida y luego se entreguen al comercio carnal.

KHO?! LoZ gRiEgOz AzIaN eZaZ kOzAz?

Si, amixer, los griegos hacían esas cosas.

PERO SI LA OMOZEKSUALIDA ZE LA AN IMBENTADO RESIEN LOZ KAVROS KE KIEREN INPONER ZU HIDEOLOJIA DE JENERO.

No. Tan normal era entre los griegos que a veces ni lo señalaban. Como el pasaje de la Odisea que dice que a Telémaco “le mandaron un jovencito para que le hiciera compañía”. ¿Qué creías? ¿Qué jugaban poker hasta el amanecer? Si no me crees (TU KOLUMNA ZE YAMA “EL LOBBY GAY”. ME KIEREZ OMOSEKZUALIZAR KHOMO LA MINIZTRA) revisa el Banquete de Platón, Gay de Paolo Zanotti o los poemas de Safo de Lesbos, que las mujercitas hacían lo mismo. Uno de los pilares de la civilización occidental es una historia de amor entre dos hombres. Pero tu profe no se atrevió a decírtelo.

¿Por qué algo TAN normal hace tres mil años hoy es tan denso? Sigamos con el camino.

Medio Oriente. S. XIII a. C.

Antes todavía de los griegos existieron los egipcios que esclavizaron a los hebreos. Cuando lograron liberarse (acuérdate cómo: mataron a todos los primogénitos. Tomar San Marcos fue menos hardcore, pero te quejaste más) se fueron al desierto a buscar la tierra prometida y estuvieron años caminando, queriéndose bajar a cada rato a sus líderes porque estaban perdidazos y ni comida tenían. En este proceso, necesitan algo que todo ser humano necesita: construir su historia. ¿Por qué ahí justo? Porque estaban caminando y caminando por AÑOS y dejaron de saber si tanta vaina tenía sentido. Escribieron su historia como el pueblo elegido de Dios, porque creían que Él, que los había llevado a la libertad de los opresores, tenía que encaminarlos a buen puerto. El pueblo escribe esos libros que citamos y no leemos: Génesis (no, amiwi, no defiende el matrimonio tradicional: googlea a las concubinas de Abraham y las hijas de Lot), Éxodo, Levítico y Deuteronomio. Son libros escritos en el exilio, tratando de dar sentido al camino y, de yapa, proteger a un pueblo siempre en peligro de extinguirse. Y para no desaparecer, y con ellos toda su tradición, se preocuparán por algo que para nosotros ya no es un problema porque estamos sobrepoblados: la reproducción. Toda actividad que no sume a esto, debe condenarse:

Moses-Ten-Commandments-Movie

“Los diez mandamientos” (1956)

  • No te masturbarás
  • No te acostarás con alguien de tu mismo sexo
  • Tendrás varias mujeres (Salomón tuvo 100. Dice la Biblia en 1Re 11:3)

Hay leyes hechas en función al contexto. Lee los libros completos y verás que son impracticables hoy. Si citas la Biblia para justificar tu homofobia, te ruego que te alejes de la comunidad cuando menstrúes y vendas a tu hija como esclava.

PS: El pasaje de Sodoma y Gomorra condena la violación y la falta de hospitalidad, no la homosexualidad.

Roma, s. I d. C.

¿Te acuerdas de los leones comiéndose cristianos en el Coliseo? Los seguidores de Cristo en el siglo I se mecharon con todo Roma, negaron al emperador, llamaron a Jesús su rey, dijeron a todos que sus religiones estaban equivocadazas y declararon que el gobernante era un pobre mortal como cualquier otro. Los romanos, super fresh y como quien se compra su cocacola, decidieron matarlos con show.

En este contexto nuestro amigo Saulo de Tarso escribe cartas a todo el mundo para convertirlos. Como los testigos de Jehová pero con e-mail. En sus epístolas usa un recurso argumentativo bien interesante: ustedes son disolutos, casquivanos y pornográficos; nosotros disciplinados, desapegados y no nos dispersamos en placeres de la carne (lo que recuerda al conflicto entre lo uno y lo múltiple en Platón). Ustedes pasan el día borrachos, tirando con mujerzuelas y hombrezuelos, no trabajan, no rezan, y POR LO TANTO no son personas confiables. Así que no te metas con impuros, idólatras, adúlteros, afeminados, homosexuales, ladrones, avaros, borrachos, ultrajadores ni explotadores (1Co 6,8-9). Pero acá en el Perú hacemos lo que nos da la gana, votamos por Castañeda, nos vamos de juerga, celebramos la explotación laboral pero nos desgarramos las vestiduras por los afeminados y los homosexuales. La homofobia aquí partió de otro principio: enfrentar a los opresores ideológicamente.

Europa, s. XIX d.C.

Dice Paolo Zanotti que “en los primeros tiempos de la historia de la persecución de la homosexualidad las penas eran inhumanas, aunque su aplicación era un tanto aleatoria. Sin embargo, a partir del siglo XIX se aplicarán castigos menos despiadados pero de manera más metódica” (ZANOTTI 2010: 27). A pesar de que las leyes estipulaban cosas horribles para los homosexuales, no se aplicaban tanto, porque en el fondo a nadie le importaba mucho. Sin embargo, la teoría de Zanotti es interesante: la homofobia que tenemos no es tanto culpa del cristianismo, sino de la burguesía decimonónica: “el rigor religioso y la respetabilidad siempre han sido las armas autopropagandísticas usadas por las clases medias para abrirse paso a codazos entre quienes están más abajo (tachado de indolente) y quien está más arriba (acusado de disoluto) (…) Ya no importa tanto la religión como la construcción de una clase que se dispone a tomar el mando en nombre de su superioridad moral y su capacidad de autocontrol” (Zanotti 2010: 29). Es decir: la burguesía quiso proclamarse como la más adecuada para tomar el poder después de la Revolución Francesa, a fines del siglo XVIII. Para ello, generó una imagen de sí misma como la más adecuada para gobernar, ya que era capaz de un gran autocontrol. Y es ahí donde la homofobia se dispara, y también es ahí donde el matrimonio coge el peso que tiene hoy. No es que no existiera antes, es que cambia su valoración y aumenta su peso: una persona casada es una persona confiable, responsable, que controla sus pasiones, no alguien que va por ahí tirándose a quien le provoque. Si la tesis de Zanotti es verdad, amiwi, tu matrimonio tradicional como institución magna no tiene ni doscientos años. Todo, nuevamente, por motivos de poder, o por motivos de supervivencia: nunca realmente por motivos morales.

oscar

Oscar Wilde y Lord Alfred Douglas (1893)

Hoy

Hoy, el Perú es un país con altos índices de violencia contra poblaciones no heterosexuales (en especial las transexuales), además de contar con un acceso a derechos limitado. No, no se explica solo por San Pablo. Pero quizás poner en duda los referentes y las terminologías ayuden a seguir abriendo camino.

Bibliografía

Zanotti, P. Gay. México DF: 2010.

Autor: Sebastián Eddowes

"El lobby gay"

Una columna que quiere decir algo sobre la representación de género, de la no-heterosexualidad (y quizás de otras minorías) en el teatro peruano y sus alrededores.