Publicaciones

Pensión de gracia para Kusi Kusi

El antiguo y hermoso arte de los títeres en el Perú tiene como antecedente a Ño Valdivieso, el singular titiritero que entretuvo a generaciones de limeños desde finales del siglo XIX y que José Gálvez reseña en su célebre libro Una Lima que se va. Por fortuna, esta forma de expresión artística sigue viva y con nuevos bríos en nuestro país, gracias a artistas que toman ese viejo legado y también la enseñanza de grandes maestros como Felipe Rivas Mendo y Kusi Kusi, este último el grupo liderado por Gastón y Victoria Aramayo, a quienes todos recordamos con aprecio y admiración.

(1) Gaston Aramayo en las puertas de su teatro en La Cabana. Fotografia economiassolidarias.unmsm.edu.pe

Gastón Aramayo en las puertas de su teatro en La Cabaña. Fotografía: economiassolidarias.unmsm.edu.pe.

Los Aramayo, quienes sobrepasan los 80 años, no solo han dedicado décadas de sus vidas a entretener a los niños peruanos de distintas generaciones, sino que han logrado un nivel artístico y técnico que los ha hecho merecedores de una serie de premios y reconocimientos dentro y fuera del país. Se convirtieron en verdaderos embajadores del arte peruano pues muchas de sus obras tienen como tema y forma expresiva la diversidad de manifestaciones de la cultura peruana. No solo adaptan cuentos y mitos peruanos, también han realizado espectáculos en los que recrean la riqueza de nuestras danzas e incluso han animado personajes de la iconografía de nuestras culturas prehispánicas (como la Moche) con una calidad y resolución artística admirables.

Kusi Kusi, el personaje presentador de estas historias, también reafirma nuestra identidad con su rostro cobrizo y grandes ojos, además de su chullo y su poncho. Kusi Kusi se presenta a los niños y empieza la animación junto con su fiel y travieso perrito Mantequilla; ambos, a pesar de utilizar los habituales gags de este tipo de presentaciones, divierten a grandes y pequeños y hacen la obertura de cada una de las historias hasta que se despiden con el clásico “chaíto… chaote”.

(2) Gaston Aramayo y Vicky Morales en 1975. Fotografia victorgarcia-design.blogspot.pe

Gastón Aramayo y Vicky Morales en 1975. Fotografía: victorgarcia-design.blogspot.pe.

Esa combinación de identidad y alta calidad artística ha sido la constante de los Aramayo a lo largo de los años. El desgaste físico propio de la edad avanzada nunca los limitó, supieron sobrellevarlo para ofrecer a los niños lo mejor de sí en cada espectáculo. En cada palabra y en cada movimiento con los que animan sus títeres hay una precisión de ritmo, entonación, intención, plasticidad, manejo del espacio, color, etc., que lleva al niño espectador a una verdadera experiencia de goce estético. El niño no solo disfruta y se ríe con la historia, se deja seducir por todos estos elementos que construyen un mundo de ilusión maravilloso, del que pueden recoger muchas enseñanzas para la vida diaria.

Como nada es eterno, el paso del tiempo termina por imponerse. En las últimas presentaciones de Kusi Kusi ya no aparece Mantequilla, el travieso perrito que gasta bromas a su dueño y hasta toma su leche en biberón. Vicky Aramayo, quien daba vida a Mantequilla, dejó de trabajar en noviembre por problemas de salud que le impedirán colocarse detrás de un tinglado para siempre. Su figura delgada, su larga y bella trenza, la dulzura de su rostro ya no están en Kusi Kusi. Ante la frustración que ella puede sentir en la actualidad solo cabe decirle GRACIAS, y qué hermoso sería que lo pudiera escuchar de los miles de niños que entretuvo a través de Mantequilla y de los demás personajes durante tantos años. Gastón Aramayo continúa, por lo que la puerta del viejo sótano de La Cabaña, en el Parque de la Exposición, continuará abriéndose para recibir a más niños dispuestos a entretenerse con las magníficas obras de Kusi Kusi.

(3) Vicky Morales. Fotografia detiteresenperu.blogspot.pe

Vicky Morales. Fotografía: detiteresenperu.blogspot.pe.

Gastón y Vicky Aramayo apostaron toda su vida por este arte que es su profesión, su trabajo y para el cual no hay ni beneficios sociales ni seguridad social, de modo que solamente se para cuando ya no hay fuerzas para continuar, que es lo que ha pasado con Vicky Aramayo. Han cumplido y cumplen una importante función dentro de la sociedad porque el entretenimiento que ofrecen a los niños desde hace décadas forma parte de las experiencias que todo ser humano debe tener y porque le han dado al Perú una representatividad extraordinaria fuera de nuestra fronteras. Toda esa vida que le han entregado al país debe traducirse en un enorme agradecimiento y reconocimiento tanto de quienes hemos sido y somos su público como del Estado.

Y este agradecimiento es muy concreto, porque concreta es la realidad de dos artistas que por décadas, dada la naturaleza de su profesión, no tienen acceso a la protección social que brinda cualquier actividad laboral como son seguro, beneficios sociales o fondo de pensión. Un titiritero no tiene empleador, es un artista y trabaja de manera independiente y, lamentablemente, nadie genera capital o grandes recursos con esta profesión. Como se trata de ser directo habrá que decirlo ya: Kusi Kusi va a continuar pero es necesario que se le reconozca a ambos, Vicky y Gastón, una pensión de gracia que les permita vivir su vejez sin contratiempos ni premuras. Como antecedente valga señalar que el anterior ministro de Cultura, el actor Salvador del Solar, concedió ese beneficio a un artista cómico que, por trabajar en televisión, sí debió tener beneficios sociales (aunque lo más probable es que sus exempleadores no cumplieran con esa obligación) y tratarse adecuadamente del mal que le aqueja. No se trata de comparar uno y otro caso, pero sí de tomarlo como precedente de que es posible conceder esa pensión.

(4) Titeres Kusi Kusi Fotografia enlima.pe

Títeres Kusi Kusi Fotografía: enlima.pe.

Desconozco los canales para concretar este pedido, imagino que es algo que deben solicitar y gestionar los familiares directos; en todo caso, me atrevo a tocar este tema para ir generando una corriente de opinión que visibilice el pedido y que contribuya a lo que deseamos todos: el agradecimiento de la sociedad peruana (Estado y ciudadanos) a dos artistas que han brindado al país lo mejor de su talento y sus vidas por construir una sociedad mejor a través del arte. Gracias, maestros Vicky y Gastón.

.

Fotografía de portada: Sergio Vásquez.

Publicidad

Anuncie aquí
Autor: Santiago Soberón

"Máscaras"

Notas sobre el teatro peruano en general, temas teóricos, aspectos de política cultural que atañen al teatro, remembranzas sobre personajes y entidades del teatro que son importantes.

3 comentarios
  • Compañía Payasíteres Sergio Herskovits Alvarez

    Estimado Sr. Santiago Soberón:
    Junto con agradecerle especialmente su artículo que demuestra una real preocupación por el reconocimiento a los Kusi Kusi, dos grandes artistas que han dejado muy en alto la cultura de esta nación, me veo en la necesidad de agregar un nuevo antecedente.
    Con respecto al último párrafo de su nota, vale agregar que esta petición fue formalizada al Ministerio de Cultura del Perú en el mes de Julio del año 2016 por un numeroso grupo de titiriteros de diversos países amparados bajo el alero de la Fundación CAUTIM que me toca presidir. Lamentablemente no hemos recibido una respuesta por parte de los funcionarios de dicha repartición estatal, solamente evasivas. Ojalá esta nota reactive esta URGENTE petición para que el Estado de la República del Perú otorgue la Pensión a quienes entregaron todas sus fuerzas y energías por la infancia de los niños peruanos y del mundo.
    Le saluda Atte. reiterando el agradecimiento por su artículo.
    Sergio Herskovits Alvarez. (Compañía Payasíteres de Chile)
    Fundación CAUTIM.

    • Santiago Soberon

      Yo les agradezco por la información. No sabía que ya se había gestionado el pedido desde el 2016. Hoy es más urgente esta pensión dado el estado de salud de Vicky Aramayo. Sé que a pesar de que no puede regresar a trabajar con los títeres, ella continúa creando libretos. Otro motivo más para admirarla. Gracias, amigos, por su solidaridad. Seguiremos hasta conseguir el objetivo. Un fuerte abrazo.

  • Antonio Quispe

    estimado Santiago, leo conmovido tu artículo y te lo agradezco. Vicky y Gastón a lo largo de estos últimos años no sólo sufrieron la indiferencia, también la agresión de las autoridades y medios cuando la municipalidad de Lima intentó desalojarlos de su local y luego el canal del estado se apropió de su nombre para ponérselo a su segmento infantil (mucho que contar sobre todo eso). en aquellas ocasiones estuvimos un grupo de titiriterxs apoyándolos, pero los Kusi Kusi la han peleado siempre, solos o acompañados. como dice Sergio de Payasiteres hay un pedido hecho, pero no es suficiente. habría que armar tal vez un grupo que gestione este tema y de paso esto puede servir para pensar y formular las condiciones de trabajo del artista escénico en el Peru. ¿quieres convocar a una reunión? seguro iremos varios. ¡saludos y buen viento!