Publicaciones

El apasionante intento de germinar: Proceso con Santiago Sánchez y La Muyuna

“Muyuy quiere decir dar vueltas, girar, rotar, pero también germinar. La Muyuna expresa los ciclos de la vida, las vueltas y retornos. La Muyuhuayra es el viento arremolinado que origina sonidos y nos traslada a otros lugares, que se vincula con la música y lleva ecos provenientes del monte y de los giros del viento. En ese transcurrir armonioso, hay un encuentro con la Memoria, un retorno a los orígenes, a los remolinos del agua, al tejido que establece nexos entre los pasados y los presentes, en su proyección al futuro”.

(https://lamuyuna.wordpress.com/about)

.

Cuando me convocaron a ser columnista en Teatro Club, me decidí a no escribir sobre experiencias personales directas; ya bastante íntimo era el reflexionar sobre teatro que, como sabemos, tiene como insumo principal el universo emocional y perceptivo propio. Sin embargo, lo vivido hace unos días con el director y actor español Santiago Sánchez, merece una abducción en las vivencias personales, a riesgo de caer en el antipático y atractivo egotismo.

Santiago Sánchez, director de La Compañía Teatral L'Om-Imprebís

Santiago Sánchez, director de La Compañía Teatral “L’Om-Imprebís”.

Acá en Lima, gracias a la gestión de David Ruiz del Centro Cultural de España, Santiago Sánchez presentó la obra “Obús en el Corazón” de Wajdi Mouawad con la actuación impresionante de Hovik Keuchkerian, actor y ex boxeador, nacido en Beirut, que migró a España cuando era apenas un niño.

Santiago planteó el montaje con mucha simpleza; pues la contundencia de la obra estaba en las imágenes, la toma del espacio y el diálogo sensible de las luces y la atmósfera con respecto a los episodios vividos por el personaje; además de la repercusión directa con el público. (Las luces de sala estaban prendidas tenuemente). Me impresionó de sobremanera el nivel de detalle y delicadeza del cómo se sostenían cada una de las imágenes descritas (vividas) por el actor, cada cosa que el texto maravilloso de Mouawad planteaba contenía una inmensidad y un remezón tales que no podías sino recorrer junto al personaje el camino emprendido, aun así te resistieras. En el último aliento de la obra, los espectadores experimentamos ese instante de silencio absoluto, antes de ovacionar rabiando.

Hovik Keuchkerian en Obús en el corazón de Wajdi Mouawad

Hovik Keuchkerian en “Obús en el corazón”de Wajdi Mouawad.

Santiago dictó el año pasado un taller de creación escénica para actores, aquí en Lima. Recuerdo haber visto la publicidad del taller y haberme lamentado en silencio porque no coincidía con mis endemoniados horarios. Pero este año, tuve una oportunidad de acercarme a él y su trabajo. Una actriz muy amiga mía me recomendó para un nuevo taller (¡¡Gracias!!), esta vez de convocatoria cerrada y de exploración de temática específica: La sabiduría amazónica. Estoy refiriéndome a “La Muyuna”. Proyecto peruano-español de creación escénica, ganador del Premio Iberescena.

Lo que más me sorprendió desde el principio es la especial preponderancia que Santiago le ponía al trabajo de las imágenes; el que nuestros ojos fueran la pantalla de cine sobre la cual se proyectara cada una de ellas. Inició el trabajo con premisas sumamente sencillas; como el que se pudiera sostener una sucesión de palabras, con el acompañamiento rítmico de un movimiento, por ejemplo. Ah, claro, somos actores profesionales; ese ejercicio se puede chapar en un momento. ¡Pues no! Nuestras mentes estaban condicionadas a la racionalidad y al detenernos a “pensar” en la palabra que contendría la imagen, en vez de dejar que la imagen surgiera a partir del trabajo con el inconsciente y la energía del movimiento; además de que debía ocurrir algo igual de importante: esta imagen que transmitíamos mediante el verbo, el cuerpo y la energía, debía ser canalizada para ser compartida, otorgada a todos; al grupo; no para guardarla en nosotros. Harta generosidad, harta escucha y muchísima paciencia de parte de Santiago como guía y del grupo como soporte.

19551435_10154832697567309_1923781381_o

Ejercicio de creación. La Muyuna.

Así, poco a poco, los ejercicios se iban complejizando, jugando a través del canon,  la transferencia, el desdoblamiento, el espejo, el contrapunto y más; hasta vernos capaces de ponernos en la piel de seres y personajes que producían en nosotros efectos insospechados, impulsos y exploraciones que respondían a una memoria antigua, innata, primordial, inherente a nuestra condición humana (y no humana). No se trataba de reproducir o imitar al infinito y enigmático universo amazónico; era dejar que de manera natural creáramos desde nuestra experiencia; mitología propia y encuentro (o desencuentro) con estos mundos, una mirada honesta y luminosa hacia el ingente saber amazónico. Con este pensamiento verbalizado por el músico Tito La Rosa, se inició el taller, en realidad.

Al mismo tiempo que como grupo nos sumergíamos en este trabajo de exploración profunda, iban suscitándose signos, sonidos, sinergias, olores, encuentros, miradas, silencios, gritos y acciones que eran pues un síntoma del tema tan profundo en el que se nos embarcó; cada minuto en el taller era un viaje y no fue fácil para nada el estar inmersos en este universo (Santiago propuso de plano que la palabra “Difícil” se transformara en “Apasionante”). Cuando finalmente íbamos cediendo en nuestra racionalidad hacia un entendimiento e internalización del trabajo, navegábamos con entrega e intensidad.

19549646_10154831842007309_2071859153_o

“La lluvia / acrílico sobre lienzo / 2015” de Rember Yahuarcani.

Sería un intento frustrado el trasladar en palabras lo cultivado y cosechado en “La Muyuna”, pues se abarcó una exploración a través del monólogo y la interacción, jugando constantemente con el tiempo, la acción y el espacio; trabajando con las esencias del aire, agua, fuego, tierra, seres mitológicos, presencias que pertenecían al recuerdo; ficciones, experiencias personales y cuadros del artista plástico y escritor huitoto Rember Yahuarcani. Muchísimo material que aún está asentándose, aún brega y da vueltas en nuestra sensorialidad.

El equipo fue multidisciplinario, compuesto por bailarines, actores, artistas visuales y músicos y me atrevo a afirmar que todas y todos terminamos el proceso de dos semanas, agradecidos y movilizados. Hasta ahora, ando entendiendo, experimentando aún esa sensación de plenitud al conectarse con las raíces, con lo que nos perteneció ancestralmente y que olvidamos en este mundo de ciudad trágica, inmediatismo y consumo. También teniendo muy en cuenta el abordaje creativo en el que nos envolvió Santiago.

Queda agradecer por lo vivido compartido y aprendido; con el Muyuy adentro: Girando, viviendo los ciclos de la vida, retornando al centro para hacer el apasionante intento de germinar.

.

Referencias:

https://lamuyuna.wordpress.com/

http://imprebis.com/compania.asp

https://redaccion.lamula.pe/2017/06/06/un-obus-en-el-corazon-una-obra-sobre-el-viaje-y-capacidad-de-levantarse/manuelangeloprado/

http://elcomercio.pe/especial/cusquena/arte/rember-yahuarcani-pintar-memoria-uitoto-noticia-1991907

 

Imagen de Portada: “Las estrellas / acrílico sobre lienzo / 2012” de Rember Yahuarcani.

Publicidad

Anuncie aquí
Autor: Julia Thays

"Carpe Diem"

Un espacio de reflexión y difusión sobre el teatro peruano contemporáneo: Nueva dramaturgia, generación de públicos, procesos y laboratorios teatrales; puntos de vista sobre las especialidades de teatro en Universidades y escuelas; estrenos y más.