Publicaciones

¿Y si volvemos a empezar?

No sé por dónde empezar. Llegó el 2018 y sigo pasmado. Han pasado tantas cosas en tan poco tiempo que es difícil enfocarse. Sin embargo, el ejercicio de lo inestable nos prepara, en cierta medida, para estos avatares. Mucho más si hablamos de teatro y coyuntura. Este año que pasó nos dejó claro que el boom del teatro fue una quimera. Un espejismo creado por la empresa que secuestra al teatro peruano y lo enarbola como el último grito de la moda. Y ya sabemos que la moda es pasajera. No nos mintamos. Hay una importante élite teatral que ha encontrado en esta plataforma de economías emergentes un refugio que “marca tendencia”. Esto quiere decir que si este sistema propone que tal temática o tal estética es la que nos representa, sin duda los demás intentaremos alinearnos porque eso dice el mercado y sus mercaderes. Por ejemplo, la memoria, oportunamente centrada en el conflicto armado de los últimos años del siglo pasado. O el teatro testimonial, que además se apropia de conceptos dinámicos (biodrama, verfremdungseffekt, sicodrama, teatro foro) que no siempre funcionan -en su aplicación escénica- para estructuras comunicantes de este tipo. Ejemplos hay muchos y se esparcen como pólvora recién descubierta por todo el país. En conclusión: se hace mucho, pero se piensa poco. Muy poco.

(1) Daniela Rodriguez y Magali Luque en Verguenzas Cajamarca 1953

Daniela Rodríguez y Magali Luque en “Vergüenzas, Cajamarca 1953”.

Haré para ustedes, gentiles lectores, mi ejercicio de aquello que sigue vibrando en mi piel de inquieto teatrista. Aquello que vi. Aquello que experimenté. Aquello que registré y que debe tener un lugar especial en las buenas nuevas del año que nos dejó.

Los encuentros. El mes de marzo fue testigo del Tercer Festival Itinerante de Teatro Latinoamericano Âmbar (FITLÂ) que esta vez recibió el Perú como sede 2017. Precisamente fue el grupo Panparamayo, junto al colectivo Shaya, quienes asumieron la organización como parte del Colectivo Âmbar. Ocho días de teatro, siete países y dieciséis puestas en escena. En el mes de junio celebramos por primera vez el Festival Internacional de Artes Escénicas por la Diversidad (FIAED). Gran iniciativa de Vodevil Producciones y su gestora Carolina Silva Santisteban. Cinco países se dieron cita en cinco escenarios de la ciudad de Lima durante catorce días. Importante conocer que la segunda edición de este último festival está en marcha y ha conseguido financiamiento de Iberescena.

(2) El angel de alas rotas, del Grupo Barricada

“El ángel de alas rotas”, del Grupo Barricada.

El buen teatro, a pesar de su naturaleza efímera, siempre queda instalado en algún rincón de nuestra alma. Venga de donde venga. De la calle, del colegio, de un experimento o de un gran escenario. A continuación les comparto una lista de esas obras que renovaron en mí la esperanza un teatro más cercano y que, además, son el testimonio de aquello que se hace más allá del teatro limeño como trampolín a la fama. Las anoto en orden alfabético para evitar cualquier suspicacia de ranquin. a) Arequipa: Ser o No Ser versión libre de Hamlet escrita y dirigida por Mauricio Rodríguez-Camargo del grupo Integrarte. Frida Kahlo ¡Viva La Vida! de Humberto Robles dirigida por Marco Antonio García y muy bien interpretada por Fiorella Díaz del grupo Ccalapata. b) Ayacucho: El Colegio Parroquial San Antonio de Huamanga presentó Patas arriba, la escuela del mundo al revés, obra que toma como punto de partida el libro de Eduardo Galeano, bajo la acertada conducción de Uziel Pillaca. c) Cuzco: La Noche Oscura Del Cuerpo basada en el poemario de J. E. Eielson. Potente interpretación de Eduardo Flores Ramírez de Intruso Teatro. La conmovedora Cuando Suenan Los Jiwayros de Tania Castro y su grupo Q’ente. d) Iquitos: El Centro Educativo Parroquial Nuestra Señora de la Salud presentó Putumayu: Crónicas del horror bajo la dirección de Pedro Vargas Rojas. e) Lima: Vergüenzas, Cajamarca 1953 escrita y dirigida por Alfredo Bushby e interpretada por las brillantes Daniela Rodríguez y Magali Luque. Manta y Vilca es gestada por Micaela Távara y Alondra Flores del Colectivo Trenzar. f) Tacna: Corazones Rojos del grupo Rayku bajo la honesta dirección de Edgar Pérez Bedregal.

(3) Una hora bajo el puente, del Grupo Expresion

“Una hora bajo el puente”, del Grupo Expresión.

Es importante anotar que dos estrenos fundamentales han sucedido en la ciudad de Huancayo. El ángel de alas rotas de Eduardo Valentín y el grupo Barricada, y Una hora bajo el puente del grupo Expresión. Este último tuvo a María Teresa Zúñiga en la dramaturgia. Ella, por otro lado y como dato entusiasta, ha sido invitada a formar parte del jurado de la versión 59 del Premio Casa de las Américas en Cuba. La escritora peruana Sara Joffré recibió ese honor en 2010. Dos creadoras escénicas que han sabido representar a cabalidad el teatro de América Latina.

Otras noticias que habría que tomar en cuenta para decir que algo sabemos de nuestros teatros son: 1) La histórica Muestra de Teatro Peruano decidió en su última Plenaria Nacional en Tingo María que ahora pasara a llamarse Muestra de Teatro Peruano “Sara Joffré”. Decisión que busca honrar la memoria de su fundadora y de su espíritu original de libertad, y que deslinda, por lo tanto, vínculos rectores con el desaparecido Movimiento de Teatro Independiente del Perú (MOTIN). La propuesta fue hecha por el maestro Eduardo Valentín. Probablemente, a mi juicio, la voz más autorizada para observar el macro desarrollo de La Muestra. 2) Se anunció formalmente el Encuentro Internacional de Teatro de Grupo – Ayacucho 2018. Una de las fiestas más importantes del teatro mundial para el intercambio de saberes que asumió desde 1978 el emblemático grupo Cuatrotablas. Se realizará de 21 de octubre al 4 de noviembre en la Ciudad de Huamanga.

(4) Encuentro Ayacucho 2018

Encuentro Ayacucho 2018.

Ojalá estos esfuerzos por traerle nuevo aire al teatro peruano nos anime a volver a nuestro territorio creador. Ese que no puede (ni debe) ser ajeno a lo que sucede en nuestro país, pero que tampoco puede permitir que los tentáculos de la mentira y el oportunismo mercantilista nos seduzcan con realidades blindadas. Prometo que lo intentaré.

¡Gracias, Presidente! Ahora no sé por cómo terminar. Sigo pasmado. Confundido. Sin embargo, mi alma de corcho sabe defenderse y ser paciente. Confío en que estas líneas puedan servir de inspiración, de brújula, porque si algo tenemos son experiencias creadoras que nadie nos puede quitar. Y como dice el gran David Byrne: “Hay muchas posibilidades de que tu inspiración venga de ideas exteriores a ti”.

Publicidad

Anuncie aquí
Autor: Diego La Hoz

"HIC ET NUNC" (Aquí y ahora)

En esta columna podrás encontrar una mirada panorámica de los diversos teatros del Perú y su relación con lo colectivo como forma de resistencia en los territorios más vulnerables de la creación. Las nuevas generaciones del teatro tendrán especial atención.